Fiestas navideñas a la vista, ¡cuidado con los excesos!

En navidad regala Ingravidity

Las fiestas navideñas son un tiempo en el que cuesta evitar los excesos. Las comidas familiares llegan una tras otra, por no hablar de las cenas de empresa, fiestas con amigos y un sinfín de eventos que resultan ineludibles.

Los cambios en tus hábitos tienen un efecto importante sobre tu salud, especialmente si son radicales y de manera muy repentina. Por ello, mantener ciertas rutinas de ejercicio y cuidar la alimentación en lo posible serán tu mejor estrategia. ¿Cómo puedes conseguirlo?

Cómo mantenerte sana durante las fiestas navideñas

Es evidente que durante las fiestas navideñas no podrás evitar los eventos. Incluso si te dices a ti misma que no te pasarás mucho con las comidas, la realidad es que los dulces apetecen y el ambiente distendido favorece los excesos. No es solo algo que te pase a ti, sino que todo el mundo pasa por lo mismo.

Por ese motivo, una aproximación equilibrada representa una estrategia con más probabilidades de funcionar. Planifica en lo posible tu calendario, valorando la posibilidad de reservar algunos días para tus rutinas de ejercicio.

No hace falta que intentes ir al gimnasio todos los días, ni tampoco mantenerte al mismo nivel que en tus momentos de mayor concentración del año. Trata, sencillamente, de no perder el contacto con el deporte. La planificación te ayudará a cumplir este objetivo.

Con respecto a la alimentación, una buena forma de compensar los días de excesos consiste en intentar mantener un control sobre las calorías que consumes durante ciertas comidas. En lugar de apostar por reducir lo que comes durante los días de celebración, trabaja con el enfoque opuesto: trata de manejar lo que comes todos los días que no haya fiestas. Verás que es mucho más sencillo controlar tus hábitos en fechas menos señaladas.

Las fiestas navideñas son una época para disfrutar

Es importante que no pierdas de vista que este tipo de comidas familiares y momentos especiales no se repiten durante todo el año, sino que son algo muy concreto que deberías disfrutar sin cargo de conciencia.

Muchas personas te recomendarán el control de todo lo que comes y haces pero, salvo que tengas una voluntad de hierro, es probable que te cueste mantener una actitud tan rígida. La vida, después de todo, hay que vivirla en plenitud y equilibrio: te mereces disfrutar.

Con la llegada de las fiestas navideñas bastará con que programes un poco los días más señalados, mantengas en lo posible el ejercicio y los hábitos saludables de alimentación para, tan pronto llegue enero, retomar tus costumbres habituales. Así no tendrás que arrepentirte de pasarte el final de año contando calorías, pero tampoco te llevarás un disgusto enorme al llegar el nuevo año. ¿No crees?

 

Quieres compartir esta noticia?

Deja una Respuesta