Entrenamiento isométrico: lo que necesitas saber

Ejercicios isométricos en Ingravidity

Llevas ya algún tiempo trabajando bien tu musculatura y ahora deseas dar un paso más en la intensidad de trabajo. Nosotros te aconsejamos que añadas algo diferente a tu entrenamiento, una serie de ejercicios que pondrán a prueba tu cuerpo y tu fuerza haciendo que tus músculos tengan que esforzarse hasta el máximo. Nos referimos a los ejercicios isométricos.

¿Qué son y para qué sirven?

Denominamos ejercicios isométricos a aquellos que hacen que el musculo tenga que mantener una tensión muscular continuada. La diferencia con la forma tradicional de entrenar radica en que los ejercicios isométricos no necesitan acompañarse de movimientos, no son dinámicos, tan solo aprovechan la contracción muscular por cierto tiempo.

¿Qué conseguimos? Pues mayor carga de trabajo y una mayor intensidad en nuestro entrenamiento. Y lo mejor es que podemos usarlos para trabajar casi todos los músculos de nuestro cuerpo.

Algunas pautas a seguir

- No importa el ejercicio isométrico que vayamos a realizar, pero sí tenemos que ser conscientes de que vamos a trabajar muy duro nuestro cuerpo, lo que nos obligará a adoptar una buena técnica: la clave para evitar lesiones es siempre una postura correcta.

- Deberemos estar atentos a los tiempos de contracción, haciéndolos progresar paso a paso, aumentando de forma progresiva los tiempos de contracción.

- La respiración es de vital importancia porque con ella conseguiremos mantener la columna estabilizada correctamente. Hay que respirar de forma suave, lenta y con normalidad, ya que aguantar la respiración no favorece el trabajo muscular.

- Diversificar nuestra rutina es la mejor opción, aprovechando la variedad de ejercicios que hay y entrenando nuestros músculos de forma diferente un día tras otro.

Los beneficios

- Son perfectos para conseguir más fuerza muscular en el ángulo de la articulación, mejorando el levantamiento de un peso.

- Evitaremos que nuestro cuerpo se estanque al realizar siempre las mismas rutinas, y es que, al añadir ejercicios isométricos a nuestro entrenamiento, conseguiremos un nuevo estímulo para nuestro cuerpo.

- Ayudan a que nuestra musculatura se active de cara a ejercicios posteriores.

- Despierta la musculatura estabilizadora, es decir, la zona central de nuestro cuerpo.

- Los ejercicios isométricos involucran gran cantidad de masa muscular en los entrenamientos.

- Son aconsejables en la recuperación de algunos tipos de lesiones, gracias a que no suponen un impacto importante.

- Se pueden practicar en cualquier sitio, ya que no van acompañados de un material expresamente diseñado para ello. En nuestra casa, en la calle, en la playa. donde queramos.

- Podremos combinarlos con ejercicios de alta intensidad o de fuerza gracias al aumento del ritmo cardiaco.

Resumiendo, podemos afirmar que, añadiendo los ejercicios isométricos a nuestro entrenamiento, no solo conseguiremos ganar fuerza y tonificación en nuestra musculatura, sino que estaremos logrando una gran estabilización de todo nuestro cuerpo.

¡PRÉBALO GRATIS!

[wdi_feed id="1"]

Entradas recomendadas

La osteoporosis: un viaje hacia tu mejora

La osteoporosis es la enfermedad silenciosa que sufren muchas mujeres en su etapa adulta. Si nos estás leyendo, seguramente sepas mucho de este problema que afecta a miles de personas en todo el mundo. Síguenos en un viaje a tu … Continuado

Quieres compartir esta noticia?

Deja una Respuesta